lunes, 2 de julio de 2018

El formidable Próspero Merino

Nadie como Próspero Merino para patear los penales. El atacante de Juan Aurich se ponía de espaldas y luego de un sorpresivo giro hundía la pelota en el arco rival, en forma infalible. Idolo de ídolos del Ciclón, merino, en sus dos etapas con el equipo rojo, puso coraje y valentía y siempre pícaro en sus desbordes por la banda. Héroe en el subtítulo nacional 1968 y la memorable Copa Libertadores ante los chilenos en 1969, Merino está, eternamente, en la memoria de los aurichistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario